Técnica para la inyección indolora de la insulina con jeringa


Para los que utilizan insulinas en el tratamiento de la diabetes en México, la técnica correcta para la inyección de la insulina es esencial en el control adecuado de la glucosa sanguínea y la prevención de las complicaciones de la diabetes mellitus (DM).  Tanto las personas con diabetes mellitus tipo 1 (DM1) como las personas con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) llegan a necesitar de la insulina.

En el primer caso, la necesidad de la insulina proviene de la destrucción autoinmune de las células beta del páncreas, precisamente las células que producen la insulina.  Porque en DM1 no hay insulina en cantidades normales o suficientes, la persona tiene que inyectarse de la insulina generalmente desde el momento del diagnóstico.

En el caso de DM2, el páncreas de la persona puede producir una cantidad normal, elevada o disminuida de insulina, pero las células de su cuerpo no tienen acceso adecuado a la insulina.  Por eso, es menos frecuente el uso de la insulina que se inyecta (insulina exógena).  Pero, aun así, a lo largo de su vida, la persona con DM2 puede requerir de la insulina en tiempos de embarazo, enfermedad, cirugía, estrés.

En fin, no hay otro tratamiento mejor que la inyección de la hormona que es la insulina para compensar un defecto en la producción o el funcionamiento de la misma en el cuerpo humano.

Para algunas personas, la idea de inyectarse de la insulina les da miedo o ansiedad al principio.  Cuando la persona que tiene experimente el mayor bienestar físico que resulta del tratamiento insulínico y tenga la práctica que le permita utilizarla cómodamente para su bien, la inyección de la insulina rápidamente se convierte en una parte regular de su rutina diaria.

Las siguientes pasos prácticos pueden aclarar el proceso de aprender a inyectarte la insulina.  Los comentarios siguientes cubren la inyección de una sola insulina y la inyección de dos insulinas a la vez en la misma jeringa.
 

 
Inyección de una sola insulina Inyección de dos (o más) insulinas diferentes en la misma jeringa
Tips generales Tips para reducir el dolor de la inyección

 
. Una molécula de insulina porcina.  Hoy en día la mayoría de la insulina que utilizamos en el tratamiento de la DM es creada en el laboratorio, pero tiene una estructura muy parecida a esta molécula.  Esta molécula es un hexámero (la unión reversible de 6 monómeros de insulina); se tienen que desligar estos 6 monómeros (en la imagen, cada monómero tiene un color diferente) para que la insulina funcione en el cuerpo humano.  El monómero de insulina permite que la glucosa entre en las células del cuerpo; el hexámero no lo permite.  El tiempo que tardan en desligarse completamente determina el inicio, el pico y la duración de la acción de la insulina. En las insulinas de acción intermedia o larga (NPH, glargina, detemir), se desligan más lentamente que en las insulinas rápidas o ultrarrápidas (Regular, aspart, glulisina, lispro).

A.  Inyección de una sola insulina

Hay insulinas transparentes e insulinas de aspecto lechoso.  En el primer ejemplo presentado, vamos a aprender a inyectar una dosis de una sola insulina, sea la insulina transparente o de aspecto lechoso.

En este ejemplo, la dosis de insulina que vas a aprender a inyectar es de 21 unidades; esto es sólo un ejemplo...tu dosis puede ser diferente y tu médico te la indicará.

Lo que se necesita tener a la mano:

  • una jeringa para uso con las insulinas (solamente las jeringas producidas para la inyección de la insulina deben usarse); en este ejemplo, vamos a usar una jeringa de 1/3 cc; el tamaño de la jeringa es diferente del calibre de la aguja; el tamaño de la jeringa tiene que ser adecuado a la dosis; una dosis grande (más de 30 unidades de insulina) requerirá de una jeringa más grande que la de 1/3 cc (centímetro cúbico); hay jeringas de tamaños diferentes, es decir, de 1/2 (en el cual caben 50 unidades de insulina), 1/3 (en el cual caben 30 unidades de insulina)  y 1 cc (en el cual caben 100 unidades de insulina); el tamaño de las jeringas se determina por el porcentaje de un centímetro cúbico ó "cc" que cabe en ellas (en una jeringa de 1/3 cc caben 30% de un centímetro cúbico ó 30 unidades de insulina) pero es independiente del calibre de la aguja
  • las jeringas nuevas (que no han sido utilizadas aún) tienen 2-5 unidades de aire cargado en el cuerpo de la jeringa
  • las partes de la jeringa son:
    • el tapón de seguridad
    • las alas (partes inferiores)
    • el cuerpo, con marcas para medir el número de unidades contenidas en el cuerpo de la jeringa
    • las marcas de medición impresas por cada 1, 2, 5 ó más unidades; las jeringas para uso con la insulina tienen marcas o números negros en el cuerpo de la jeringa y una tapa-aguja protectora de color naranja
    • el jala-émbolo blanco cubierto del tapón de seguridad (que se quita)
    • el émbolo (parte negra de hule en la punta del jala-émbolo más cerca de la aguja)
    • la aguja
    • la tapa-aguja de color naranja
  • la botella del tipo correcto de insulina (según la que tu médico te haya recetado); la gran mayoría de la insulina comercial vendida hoy en día contiene 100 unidades por centímetro cúbico
  • un contenedor en la cual desechar la aguja después de su uso
  • algodón humedecido de alcohol (opcional, pero de utilidad cuando la persona está apenas aprendiendo el proceso de inyectarse)
  • manos recién lavadas con agua y jabón; lava las manos (la higiene es la más fácil manera de evitar infecciones); algunas personas  que tienen diabetes son propensas a las infecciones
  • una superficie plana sobre la cual poner estos objetos

Pasos para sacar la insulina del frasco

  • si es la primera vez que utilizas una botella de insulina, tendrás que abrir el frasco, quitando el tapón plástico de seguridad (el tapón plástico se puede tirar en la basura)
  • con marcador de tinta permanente, escribe sobre la etiqueta de la botella la fecha en que se utiliza el frasco por la primera vez; después de 4-6 semanas de uso, desde que el frasco se empezó a utilizar, se debe reemplazar con un frasco nuevo
  • checa también la fecha de caducidad impresa en cada frasco de insulina; es preferible no utilizar la insulina después de la fecha de caducidad
  • checa cuidadosamente el contenido del frasco; si se encuentran cristales, grumos o si las paredes del frasco están empañadas, pegajosas o si el contenido es de color amarillento o café, debes tirar la insulina en la basura y utilizar otro frasco nuevo del mismo tipo de insulina
  • si la insulina es de aspecto transparente, no hay necesidad de agitarla antes de sacar la insulina del frasco
  • si la insulina es de aspecto lechoso, lentamente rota el frasco aproximadamente 20 veces entre tus manos hasta que esté bien mezclada y tenga color y apariencia uniformes
  • nunca agites el frasco, porque la agitación puede crear burbujas de aire, las cuales hacen difícil sacar la insulina del frasco; agitar el frasco energéticamente puede dañar la insulina (muchas horas de agitación, como, por ejemplo, en un largo viaje en coche o autobús, puede conducir a la formación de grumos)
  • si la insulina es de aspecto transparente, como el agua, y no se ven anormalidades en el líquido, está lista para el próximo paso
  • si la insulina tiene un aspecto lechoso y no se ven anormalidades en el líquido, está lista para el próximo paso

Preparación del frasco para sacar la insulina

  • a menos que esté realmente sucia, no es necesario limpiar la tapa de hule o látex del frasco de la insulina con algodón y alcohol

Pasos para sacar la insulina de la botella y cargar la jeringa

  • el primer paso consiste en la inyección de aire dentro del frasco; la inyección de aire dentro de la botella hace más fácil sacar la insulina
  • quita el tapón de seguridad de la parte inferior del jala-émbolo de la jeringa

  • quita la tapa-aguja, jalándola recta, para no dañar, doblar o ensuciar la aguja; ponla en un lugar en donde la puedes encontrar fácilmente (por ejemplo, entre tus labios)
  • la cantidad de aire que vas a inyectar en la botella es igual a la cantidad de unidades de insulina que sacarás del frasco para tu dosis
  • con cuidado, jala el jala-émbolo hacia abajo, hasta que la parte superior del émbolo esté pareja con la marca de medición de tu dosis de insulina; el émbolo es la punta plástica negra del jala-émbolo
  • no jales el jala-émbolo demasiado fuerte; no debe salir del cuerpo de la jeringa porque puede contaminarse de suciedad o gérmenes
  • estamos usando como ejemplo una dosis de 21 unidades de insulina; por eso será necesario cargar la jeringa con 21 unidades de aire
  • para meter 21 unidades de aire en la jeringa, saca el jala-émbolo hasta que el émbolo llegue a la marca de medición en el cuerpo de la jeringa que indica 21 unidades
  • ahora hay 21 unidades de aire en el cuerpo de la jeringa
  • para inyectar o meter las 21 unidades de aire en el frasco de insulina, toma la jeringa con tu mano dominante, como si fuera un lápiz
  • apoya el frasco verticalmente sobre una superficie plana con la otra mano y pon el punto de la aguja en el centro de la tapa de hule del frasco
  • evita tocar la parte metálica de la tapa con la aguja; tocándola, puedes quitar la fineza de la punta de la aguja
  • manteniendo la jeringa recta, empuja la aguja a través de la tapa de hule o látex hasta que la aguja esté completamente metida en la botella
  • voltea tanto el frasco de insulina como la jeringa, para que el frasco esté por encima de la jeringa; al hacer este paso, evita doblar la aguja
  • asegúrate de que la aguja está por debajo del nivel de insulina en la botella invertida; es posible que tengas que retirar la aguja un poco si no queda mucha insulina en el frasco
  • empuja el jala-émbolo lentamente, para que el aire en el cuerpo de la jeringa se meta en la botella de insulina
  • para sacar la insulina del frasco y meterla en el cuerpo de la jeringa, mantén el frasco invertido y lentamente jala el jala-émbolo, empujando para arriba con el dedo índice sobre las alas de la jeringa y utilizando tu pulgar y el dedo medio para jalar el jala-émbolo
  • jala el jala-émbolo lentamente hasta que el émbolo esté a nivel con la marca de medición que indica el número de unidades de insulina que vas a inyectarte (en este caso, hasta que el émbolo esté tocando la marca de medición que indica 21 unidades de insulina)
  • es necesario jalar el jala-émbolo lentamente cuando estás cargando la jeringa de insulina para evitar la entrada de burbujas de aire
  • antes de sacar la jeringa del frasco, y teniendo la dosis indicada de insulina dentro del cuerpo de la jeringa, verifica visualmente que no hay burbujas de aire en la jeringa; estas burbujas desplazan la insulina y como consecuencia de su presencia no estarás inyectando tu dosis completa de insulina, lo cual puede afectar el control de la glucosa sanguínea; estas burbujas no hacen mayor daño que alterar la dosis de insulina (no causan trombos, por ejemplo)
  • si hay burbujas de aire mezcladas con la insulina en el cuerpo de la jeringa, lentamente empuja el jala-émbolo hacia adentro del frasco hasta que TODA la insulina (junto con las burbujas) esté otra vez dentro del frasco; no saques la jeringa del frasco para eliminar las burbujas
  • ahora, esta vez más lentamente, vuelve a sacar la insulina; verifica visualmente la ausencia de burbujas de aire
  • repite este proceso hasta que no haya burbujas de aire en la jeringa
  • después de sacar la dosis indicada (en este caso, 21 unidades), sin aire en la jeringa, voltea el frasco sin sacar la aguja (la jeringa estará por encima del frasco)
  • apoya el frasco sobre una superficie plana
  • manteniendo el frasco con tu mano no dominante y tomando la jeringa por su cuerpo con la otra, saca la aguja del frasco con cuidado, evitando doblarla
  • corrobora que la dosis cargada en la jeringa sea la deseada
  • pon la jeringa sobre una superficie plana, evitando que la aguja toque cualquier superficie
  • (opcional)  cubre la aguja con la tapa-aguja mientras que preparas el sitio de inyección

Pasos para la inyección de la insulina

  • a menos que esté realmente sucia, NO ES NECESARIO usar alcohol y algodón para limpiar una área pequeña de tu piel, en donde vas a inyectarte
  • si lo usas, empieza en el centro y limpia hacia afuera, moviendo el algodón en forma circular
  • para reducir el dolor de la inyección, es importante dejar que el alcohol aplicado a la piel se seque completamente antes de inyectarte
  • debes tratar de rotar el sitio de inyección, no utilizando el mismo sitio constantemente y evitando inyectarte en proximidad del ombligo (manteniendo las inyecciones por lo menos 5-8 centímetros del ombligo)
  • sujeta la área de piel entre tu pulgar y los otros dedos de tu mano no dominante; no tomes el pliegue demasiado fuertemente
  • si eres delgado, o si eres un niño, posiciona la jeringa, con la aguja cerca de la piel, en un ángulo de 45°
  • si eres de peso promedio o robusto, no será necesario pellizcar la área de piel limpiada y puedes posicionar la jeringa, con la aguja cerca de la piel, en un ángulo de 90°
  • inserta rápidamente la aguja en la piel a un ángulo de 45° a 90°, dependiendo de varios factores: cantidad de tejido graso disponible (cuando más, más perpendicular el ángulo), la edad (más joven, menos perpendicular el ángulo), sitio de inyección (en las nalgas, más perpendicular el ángulo, mientras que en los hombros o brazos de una persona delgada o joven, menos perpendicular el ángulo); si no estás seguro del ángulo correcto, habla con tu médico o educador/a en diabetes
  • coloca la punta de la jeringa a la parte limpia de tu piel donde piensas inyectarte; si duele en esa parte, muévela un poco a otra parte limpia en donde no duela
  • selecciona un punto en la piel que está a 1 ó 2 centímetros de la última inyección (puede ser difícil recordar el punto de la última inyección)
  • empuja la aguja a través de la piel con rapidez (pero sin exagerar); la inyección correcta de la insulina es dentro de la capa de grasa subcutánea, que está debajo de la piel
  • posiciona tu dedo índice sobre el jala-émbolo y lentamente empuja hacia adentro, para meter la insulina en tu cuerpo
  • no cambies el ángulo (45° ó 90°) de la aguja, una vez que esté dentro de tu piel; debes sacar la aguja con el mismo ángulo en que la metiste
  • no es necesario aspirar el émbolo para checar si sangre entra en la jeringa; las agujas cortas (entre 6-12 mm) utilizadas hoy en día no son suficientemente largas como para alcanzar venas o arterias importantes; la salida de un poco de sangre capilar del sitio de inyección es relativamene frecuente y no debe ser motivo de preocupación
  • es mejor no inyectar la insulina demasiado rápidamente, especialmente si estás aplicando una dosis de más de 10 unidades; si la inyección es rápida y de una dosis grande (10 unidades o más), el dolor provocado puede ser mayor al de una inyección más lenta, que permite que el tejido en que se hace la inyección se adapte gradualmente a la cantidad de líquido (insulina) inyectado
  • antes de sacar la aguja de tu piel, suelta la piel y cuenta a 5 antes
  • saca la aguja con cuidado y con un solo movimiento
  • si se saca la aguja demasiado rápido, es posible que una cantidad pequeña de insulina y/o sangre salga del sitio de la inyección; esto no es dañino pero tampoco es deseable
  • no te sorprendas si un moretón se desarrolla en el sitio de inyección; es posible romper algunos capilares al inyectarte; no representa un problema serio; si tomas algún tratamiento para la prevención de infartos, es más fácil que desarrolles un moretón de vez en cuando
  • si tensas los músculos alrededor del sitio de la inyección, puede que salga una cantidad de insulina, grande o pequeña, pero imposible de medir, una vez que la aguja se retira del cuerpo; es recomendable tratar de RELAJAR los músculos del sitio de inyección para evitar este problema
  • (opcional) oprime sobre el sitio de la inyección con el algodón por algunos segundos; no es necesario ni recomendable masajear el sitio de la inyección
  • deposita en la basura los materiales utilizados y toda la jeringa menos su aguja; hay recipientes especiales para desechar las agujas; si no tienes de esos recipientes, utiliza una botella plástica vacía (de cloro, por ejemplo) para meter la aguja o la jeringa entera
  • para evitar accidentes (por ejemplo, entre las personas que recolectan la basura), cuando el recipiente esté lleno de agujas, sellálo con cinta y escribe con tinta permanente sobre la superficie del recipiente las palabras "Cuidado...contiene agujas"

La aguja para insulina (abajo) de antaño y la que se usa hoy en día con los dispositivos (arriba); "antaño" fue tan sólo hace 15 años.

Tips para reducir el dolor de la inyección:

  • Mete la aguja en la piel con rapidez, de una distancia de 10 - 20 centímetros
  • No muevas la aguja ni alteres el ángulo de la aguja una vez que está dentro de tu piel
  • Al sacar la aguja, conserva el mismo ángulo por el que la metiste
  • No vuelvas a utilizar una aguja desechable
  • Asegúrate de que la insulina que vas a inyectar esté a temperatura ambiente (no fría)
  • Algunas personas inyectan la insulina a través de la tela de su ropa (pantalón, camisa, pantimedias, etc.).  Esta práctica aumenta la posibilidad de contaminación de la aguja con alguna bacteria que puede causar una reacción o infección local en el sitio de la inyección, a la vez que puede resultar en una diminución en la agudeza de la aguja así utilizada varias veces.  Si la tela a través de la cual se mete la aguja es gruesa (la mezclilla, por ejemplo), puede doblarse o romperse la aguja.   Si sale sangre del punto de la inyección, manchará la tela.  En algunas personas, inyectar la insulina a través de la tela puede reflejar una alteración psicológica para ver el cuerpo o ver la aguja entrar en el cuerpo, pero no hay evidencia que indique que es más que una preferencia personal, prácticamente innocua.
Tips generales:
  • Empleando una muñeca rellena de algodón u otro material absorbente o una naranja es una buena manera de aprender la técnica de inyección y la posición más cómoda de la jeringa en tus manos; poniendo parches sobre la muñeca en los sitios corporales en que se puede inyectar la insulina sin peligro es una buena manera de aprender a seleccionar el sitio para tu inyección
  • No vuelvas a usar la misma jeringa desechable más de una vez; esta recomendación no es absoluta porque se puede utilizar la jeringa más de una vez, pero toma en cuenta que la primera inyección será la más fluida y menos dolorosa, porque la aguja está cubierta de un lubricante que facilita su entrada en la piel y a través del tejido; con cada inyección posterior, se reduce la cantidad del lubricante (ordinariamente es silicón), ocasionando más dificultad de entrada en la piel con un aumento consecuente de dolor; adicionalmente, la agudeza de la aguja de una jeringa desechable se reduce cada vez que se utiliza para inyectar la insulina, ocasionando un incremento en el dolor de la inyección
  • Nunca limpies la aguja (así quitarás el silicón que facilita la inyección cómoda)
  • No intentes remover la aguja de la jeringa porque puede caerse, moverse por el aire o lastimarte a tí o a otra persona
  • No tires las jeringas ni las agujas en la basura casera (sin haber tomado las precauciones previas mencionadas arriba) ni en un lugar público
  • Nunca toques la aguja de otra persona ni permitas que otra persona toque la tuya; una infección seria puede resultar de un piquete accidental
  • No intentes reponer la tapa-aguja o de otra forma romper o destruir una aguja que ha sido utilizada por otra persona; una infección seria puede resultar de un piquete accidental
  • Nunca deposites las agujas en la taza del baño
  • En México, aproximadamente 467,000,000 jeringas, agujas y lancetas se utilizan cada año
  • Las jeringas no pueden ser recicladas
  • Mantén alejado de los niños el recipiente en que guardas las jeringas/agujas nuevas o usadas

B.  Inyección de dos (o más) insulinas diferentes en la misma jeringa

En este ejemplo, vamos a aprender a inyectar una dosis mezclada (de dos insulinas diferentes).  Una parte de la dosis será de insulina transparente (de ésta, vas a inyectar 19 unidades) y la otra parte de la dosis será de insulina de aspecto lechoso (de la cual vas a inyectar 11 unidades).  Esto es sólo un ejemplo...tu dosis puede ser diferente y tu médico te la indicará.  Las dos insulinas van a mezclarse en la misma jeringa.  Las jeringas utilizadas para una dosis mezclada de insulinas se puede utilizar para una sola inyección.  Las jeringas en que se han mezclado 2 ó más insulinas NO se pueden re-utilizar.

Lo que se necesita tener a la mano:

  • una jeringa para uso con las insulinas (solamente las jeringas producidas para la inyección de la insulina deben usarse); en este ejemplo, vamos a usar una jeringa de 1/3 cc; el tamaño de la jeringa es diferente del calibre de la aguja; el tamaño de la jeringa tiene que ser adecuado a la dosis; una dosis grande (más de 30 unidades de insulina) requerirá de una jeringa más grande que la de 1/3 cc (centímetro cúbico); hay jeringas de tamaños diferentes, es decir, de 1/2 (en el cual caben 50 unidades de insulina), 1/3 (en el cual caben 30 unidades de insulina)  y 1 cc (en el cual caben 100 unidades de insulina); el tamaño de las jeringas se determina por el porcentaje de un centímetro cúbico ó "cc" que cabe en ellas (en una jeringa de 1/3 cc caben 30% de un centímetro cúbico ó 30 unidades de insulina)
  • las partes de la jeringa son:
    • el tapón de seguridad
    • las alas (partes inferiores)
    • el cuerpo, con marcas para medir el número de unidades contenidas en el cuerpo de la jeringa
    • las marcas de medición impresas por cada 1, 2, 5 ó más unidades; las jeringas para uso con la insulina tienen marcas o números negros en el cuerpo de la jeringa y una tapa-aguja protectora de color naranja
    • el jala-émbolo blanco cubierto del tapón de seguridad (que se quita)
    • el émbolo (parte negra de hule en la punta del jala-émbolo más cerca de la aguja)
    • la aguja
    • la tapa-aguja de color naranja
  • las botellas de los tipos correctos de insulina (según las que tu médico te haya recetado); la gran mayoría de la insulina comercial vendida hoy en día contiene 100 unidades por centímetro cúbico
  • un contenedor en la cual desechar la aguja después de su uso
  • algodón humedecido de alcohol (opcional, pero de utilidad cuando la persona está apenas aprendiendo el proceso de inyectarse)
  • manos recién lavadas con agua y jabón; lava las manos (la higiene es la más fácil manera de evitar infecciones); algunas personas que tienen DM son propensas a las infecciones
  • una superficie plana sobre la cual poner estos objetos

Pasos para sacar la dosis de la insulina de su frasco

  • abre los frascos de insulina, quitando el tapón plástico de seguridad si es la primera vez que sacas insulina del frasco (el tapón plástico se puede tirar en la basura)
  • con marcador de tinta permanente, escribe sobre la etiqueta de la botella la fecha en que se utiliza el frasco por la primera vez; después de 4-6 semanas de uso, desde que el frasco se empezó a utilizar, se debe reemplazar con un frasco nuevo
  • checa la fecha de caducidad impresa en cada frasco de insulina; es preferible no utilizar la insulina después de la fecha de caducidad
  • checa cuidadosamente el contenido de los frascos; si se encuentran cristales, grumos o si las paredes del frasco están empañadas, pegajosas o si el contenido es de color amarillento o café, debes tirar la insulina en la basura y utilizar otro frasco nuevo del mismo tipo de insulina
  • si la insulina es de aspecto transparente, no hay necesidad de agitarla
  • si la insulina es de aspecto lechoso, lentamente rota el frasco como 20 veces entre tus manos hasta que esté bien mezclada y tenga color y apariencia uniformes
  • nunca agites un frasco de insulina, porque esto puede crear burbujas de aire, las cuales hacen difícil sacar la insulina del frasco; agitar el frasco energéticamente puede dañar la insulina (muchas horas de agitación, como, por ejemplo, en un largo viaje en coche o autobús, puede conducir a la formación de grumos)
  • si la insulina es de aspecto transparente, como el agua, y no se ven anormalidades en el líquido, está lista para el próximo paso
  • si la insulina tiene un aspecto lechoso y no se ven anormalidades en el líquido, está lista para el próximo paso

Preparación de los frascos para sacar la insulina

  • limpia la tapa de hule de los dos (ó más) frascos de la insulina con algodón y alcohol

Pasos para sacar la dosis de dos (o más) insulinas de su frasco

  • cuando se van a mezclar dos insulinas, el primer paso consiste en la inyección de aire dentro de los dos frascos; la inyección de aire en las botellas hace más fácil sacar la insulina
  • las jeringas nuevas (que no han sido utilizadas aún) tienen 2-5 unidades de aire cargado en el cuerpo de la jeringa
  • quita el tapón de seguridad de la parte inferior del émbolo de la jeringa
  • quita la tapa-aguja, jalándola recta y verticalmente, para no dañar, doblar o ensuciar la aguja; ponla en un lugar en donde la puedes encontrar fácilmente (por ejemplo, entre tus labios)
  • la cantidad de aire que vas a inyectar en cada botella es igual al número de unidades de insulina que vas a sacar de ésta; ordinariamente la dosis de insulina de aspecto lechoso no será de la misma cantidad o número de unidades que la dosis de insulina transparente
  • con cuidado, jala el jala-émbolo hacia abajo hasta que el émbolo esté alineado con la marca de medición de tu dosis de la insulina lechosa (el émbolo es la punta negra plástica del jala-émbolo)
  • no jales el jala-émbolo demasiado fuertemente; no debe salir del cuerpo de la jeringa
  • porque en este ejemplo estamos usando una dosis de 11 unidades de insulina lechosa, será necesario meter una cantidad equivalente de aire dentro de la jeringa
  • para meter 11 unidades de aire en la jeringa, saca el jala-émbolo hasta que el émbolo llegue a la marca de medición en el cuerpo de la jeringa que indica 11 unidades
  • ahora hay 11 unidades de aire en el cuerpo de la jeringa
  • para inyectar las 11 unidades de aire en el frasco de insulina lechosa, toma la jeringa con tu mano dominante, como si fuera un lápiz
  • apoya el frasco de insulina lechosa (en su posición normal, de parado) sobre una superficie plana con la otra mano y pon el punto de la aguja en el centro de la tapa de hule del frasco
  • evita tocar la parte metálica de la tapa con la aguja; tocándola, puedes quitar la fineza de la punta de la aguja
  • manteniendo la jeringa recta, empuja la aguja a través de la tapa de hule o látex hasta que la aguja esté completamente dentro de la botella de insulina lechosa
  • empuja el jala-émbolo lentamente, para que el aire en el cuerpo de la jeringa se meta en la botella de insulina lechosa; el aire de la jeringa se mete en el aire que ya está por encima de la insulina dentro del frasco; no debes meter el aire dentro de la insulina (líquido)
  • manteniendo el frasco con tu mano no dominante y tomando la jeringa por su cuerpo con la otra mano, saca la aguja del frasco de insulina lechosa con cuidado; ahora el cuerpo de la jeringa estará vacío (sin aire y sin insulina)
  • ahora, hay que meter en el frasco de insulina transparente la cantidad de aire que es igual al número de unidades de insulina transparente que vas a sacar de la botella para tu dosis de insulina
  • porque en este ejemplo, vamos a utilizar una dosis de 19 unidades de insulina transparente, será necesario cargar la jeringa con 19 unidades de aire, para después meterlo en el frasco de insulina transparente
  • para meter las 19 unidades de aire en la jeringa, saca el jala-émbolo hasta que el émbolo llegue a la marca de medición en el cuerpo de la jeringa que indica 19 unidades; el émbolo es la punta negra plástica del jala-émbolo
  • ahora hay 19 unidades de aire en el cuerpo de la jeringa
  • para inyectar las 19 unidades de aire en el frasco de insulina transparente, toma la jeringa con tu mano dominante, como si fuera un lápiz
  • apoya el frasco de insulina transparente sobre una superficie plana con tu mano no dominante y pon la aguja en el centro de la tapa de hule del frasco
  • evita tocar la parte metálica de la tapa con la aguja; tocándola, puedes quitar la fineza de la punta de la aguja
  • manteniendo la jeringa recta, empuja la aguja a través de la tapa de hule o látex hasta que la aguja esté completamente dentro de la botella; al hacer este paso, evita doblar la aguja
  • una vez que la aguja esté completamente dentro de la botella, voltea el frasco de insulina transparente con la jeringa metida, para que el frasco esté por encima de la jeringa; evita doblar la aguja al voltear la botella
  • asegúrate de que la aguja esté por debajo del nivel de insulina transparente en la botella invertida; es posible que tengas que retirar la aguja un poco si no queda mucha insulina en el frasco
  • inyecta el aire que está en la jeringa (en este caso 19 unidades) dentro de la insulina transparente (no dentro del aire)
  • empuja la jala-émbolo lentamente, para que el aire en el cuerpo de la jeringa se meta en la insulina transparente; el aire de la jeringa se mete dentro de la insulina transparente que está dentro del frasco; esto es inevitable porque la botella está invertida
  • sin remover la aguja del frasco de insulina transparente, saca del frasco la insulina transparente equivalente a tu dosis de insulina transparente (en este ejemplo, 19 unidades)
  • para sacar la insulina del frasco y meterla en el cuerpo de la jeringa, mantén el frasco invertido y lentamente jala el jala-émbolo, empujando para arriba con el dedo índice sobre las alas de la jeringa y utilizando tu pulgar y el dedo medio para jalar el jala-émbolo
  • jala el jala-émbolo lentamente hasta que el émbolo esté a nivel con la marca de medición en el cuerpo de la jeringa, que indica el número de cantidades de insulina transparente que vas a inyectarte (en este caso, hasta que el émbolo esté nivelado con la marca de medición en el cuerpo de la jeringa que indica 19 unidades de insulina)
  • es necesario jalar el jala-émbolo lentamente para evitar la entrada de burbujas de aire en el cuerpo de la jeringa
  • saca las 19 unidades de insulina transparente
  • antes de sacar la jeringa del frasco, verifica visualmente que no hay burbujas de aire en la jeringa; estas burbujas desplazan la insulina y como consecuencia de su presencia, no estarás tomando tu dosis completa de insulina, lo cual puede afectar el control de la glucosa sanguínea; estas burbujas no hacen mayor daño que alterar la dosis de insulina (no causan trombos, por ejemplo)
  • si hay burbujas de aire mezcladas con la insulina transparente en el cuerpo de la jeringa, lentamente empuja el jala-émbolo hacia adentro del frasco hasta que TODA la insulina transparente (junto con las burbujas) esté otra vez dentro del frasco; no saques la jeringa del frasco para eliminar las burbujas
  • ahora, esta vez más lentamente, saca la insulina; verifica visualmente la ausencia de burbujas de aire
  • repite este proceso hasta que no haya burbujas de aire en la insulina transparente que está en la jeringa
  • después de haber cargado la jeringa con la dosis indicada (en este caso, 19 unidades de insulina transparente) sin aire en la jeringa, voltea el frasco y la jeringa para que la jeringa esté por encima del frasco
  • apoya el frasco sobre una superficie plana
  • manteniendo el frasco con tu mano no dominante, agarra la jeringa por su cuerpo con la otra mano y saca la aguja del frasco con cuidado
  • corrobora que la dosis de insulina transparente cargada sea la deseada
  • pon la jeringa sobre una superficie plana, evitando que la aguja toque cualquier superficie
  • ahora hay que sacar las 11 unidades de insulina lechosa de su frasco y agregarla a la insulina transparente que ya está dentro de la jeringa
  • por segunda vez, vuelve a dar algunas vueltas a la botella de insulina lechosa para mezclar la insulina bien
  • apoya el frasco sobre una superficie plana
  • manteniendo el frasco con tu mano no dominante, agarra la jeringa por su cuerpo con la otra mano (como si fuera lápiz)
  • pon el punto de la aguja en el centro de la tapa de hule del frasco de insulina lechosa
  • evita tocar la parte metálica de la tapa con la aguja
  • manteniendo la jeringa recta, a un ángulo de 90° con respecto a la tapa de hule, empuja la aguja a través de la tapa de hule o látex hasta que la aguja esté completamente metida en la botella
  • una vez que la aguja esté completamente metida en la botella, voltea el frasco de insulina lechosa con la jeringa metida, para que el frasco esté por encima de la jeringa; evita doblar la aguja al hacer este paso
  • asegúrate de que la aguja esté por debajo del nivel de insulina lechosa en la botella; es posible que tengas que retirar la aguja un poco si no queda mucha insulina en el frasco
  • para sacar la insulina lechosa del frasco y meterla en el cuerpo de la jeringa, junto con la insulina transparente que ya está dentro de la jeringa, mantén el frasco invertido y lentamente jala el jala-émbolo, empujando para arriba con el dedo índice sobre las alas de la jeringa y utilizando tu pulgar y el dedo índice para jalar el jala-émbolo
  • ya hay 19 unidades de insulina transparente en la jeringa; así, a esas unidades, adicionarás 11 unidades de insulina lechosa
  • jala el jala-émbolo lentamente hasta que el émbolo esté a nivel con la marca de medición en el cuerpo de la jeringa que indica el número TOTAL de unidades de insulinas que vas a inyectarte (en este caso, hasta que el émbolo esté nivelado con la marca de medición en el cuerpo de la jeringa que indica 30 unidades, que es la cantidad total de las dos insulinas una vez mezcladas en la jeringa)
  • para meter la insulina lechosa en el cuerpo de la jeringa, es necesario jalar el jala-émbolo lentamente para evitar la entrada de burbujas de aire en el cuerpo de la jeringa y para no sacar más insulina lechosa que la indicada
  • si entran muchas burbujas en el cuerpo de la jeringa (esto casi no sucede), no será posible volver a meter la insulina mezclada que está en la jeringa dentro del frasco de insulina lechosa
  • las insulinas en la jeringa ya están mezcladas y si las volvieras a meter dentro del frasco de insulina lechosa, entonces la insulina lechosa en el frasco ya no estaría pura y cuando en otra ocasión sacas insulina lechosa del frasco, no sabrías exactamente cuánta insulina lechosa estarías metiendo en tus dosis futuras
  • si accidentalmente metes demasiada insulina lechosa en la jeringa con la insulina transparente, no la metas de nuevo en el frasco de insulina lechosa; desecha la mezcla de insulina en la jeringa (junto con la jeringa), y empieza de nuevo
  • después de agregar la cantidad correcta de insulina lechosa (sin burbujas de aire) a la insulina transparente dentro de la jeringa, voltea la botella y la jeringa (la jeringa estará por encima de la botella)
  • apoya el frasco sobre una superficie plana
  • manteniendo el frasco con tu mano no dominante y agarrando la jeringa por su cuerpo con la otra, saca la aguja del frasco con cuidado; evita doblar la aguja al hacer este paso
  • corrobora que la dosis total de las dos (o más) insulinas sea la deseada; en este caso, porque la dosis total es de 30 unidades y la jeringa es de 1/3 cc, la jeringa debe ser llenada por la dosis de insulinas combinadas
  • pon la jeringa sobre una superficie plana, evitando que la aguja toque cualquier cosa o superficie
  • (opcional)  cubre la aguja con la tapa-aguja mientras que prepares el sitio de inyección

Pasos para la inyección de las insulinas mezcladas

  • únicamente si está realmente sucia, con alcohol y algodón, limpia una área pequeña de tu piel (un círculo de 5-7 centímetros), en donde vas a inyectarte
  • empieza en el centro y limpia hacia afuera, moviendo el algodón en forma circular
  • para reducir el dolor de la inyección, es importante dejar que el alcohol aplicado a la piel se seque completamente antes de inyectartedebes tratar de rotar el sitio de inyección, no utilizando el mismo sitio constantemente y evitando inyectarte en proximidad del ombligo (manteniendo las inyecciones por lo menos 5-8 centímetros del ombligo)
  • sujeta la área de piel que limpiaste con el algodón entre tu pulgar y los otros dedos de tu mano no dominante; no pellizques el pliegue demasiado fuertemente
  • si eres delgado, o si eres un niño/una niña, posiciona la jeringa, con la aguja cerca de la piel, en un ángulo de 45°
  • si eres de peso promedio o robusto, no será necesario sujetar o pellizcar la área de piel limpiada y puedes posicionar la jeringa, con la aguja cerca de la piel, en un ángulo de 90°
  • inserta la aguja en la piel a un ángulo de 45° a 90°, dependiendo de varios factores: cantidad de tejido graso disponible (cuando más, más perpendicular el ángulo), la edad (más joven, menos perpendicular el ángulo), sitio de inyección (en las nalgas, más perpendicular el ángulo, mientras que en los hombros o brazos de una persona delgada o joven, menos perpendicular el ángulo); si no estás seguro del ángulo correcto, habla con tu médico o educador/a en diabetes
  • coloca la punta de la jeringa a la parte limpia de tu piel; si duele en esa parte, muévela un poco a otra parte limpia en donde no duela
  • selecciona un punto en la piel que está a 1 ó 2 centímetros de la última inyección (puede ser difícil recordar el punto de la última inyección)
  • no es necesario aspirar el émbolo para checar si sangre entra en la jeringa; las agujas cortas (entre 6-12 mm) utilizadas hoy en día no son suficientemente largas como para alcanzar venas o arterias importantes; la salida de un poco de sangre capilar del sitio de inyección es relativamene frecuente y no debe ser motivo de preocupación
  • es mejor no inyectar la insulina demasiado rápidamente, especialmente si estás aplicando una dosis de más de 10 unidades; si la inyección es rápida y de una dosis grande (10 unidades o más), el dolor provocado puede ser mayor al de una inyección más lenta, que permite que el tejido en que se hace la inyección se adapte gradualmente a la cantidad de líquido (insulina) inyectado
  • empuja la aguja a través de la piel con rapidez (pero sin exagerar); la inyección correcta de la insulina es dentro de la capa de grasa subcutánea, que está debajo de la piel
  • posiciona tu dedo índice sobre el jala-émbolo y lentamente empuja hacia adentro, para meter la insulina en tu cuerpo
  • no cambies el ángulo (45° ó 90°) de la aguja, una vez que esté metida en tu piel; debes sacar la aguja con el mismo ángulo en que la metiste
  • suelta la piel después de inyectar la insulina (pero antes de sacar la aguja de tu piel) y cuenta a 5 antes de sacar la aguja con cuidado y con un solo movimiento
  • si se saca la aguja demasiado rápido, es posible que una cantidad pequeña de insulina y/o sangre salga del sitio de la inyección
  • no te sorprendas si un moretón se desarrolla en el sitio de inyección; es posible romper algunos capilares al inyectarte; no representa un problema seria; si tomas una aspirina por día para la prevención de infartos, es más fácil que desarrolles un moretón de vez en cuando
  • si tensas los músculos alrededor del sitio de la inyección, puede que salga una cantidad de insulina, grande o pequeña, pero imposible de medir, una vez que la aguja se retira del cuerpo; es recomendable tratar de RELAJAR los músculos del sitio de inyección para evitar este problema
  • (opcional) oprime sobre el sitio de la inyección con el algodón por algunos segundos; no es necesario ni recomendable masajear el sitio de la inyección
  • deposita en la basura los materiales utilizados y toda la jeringa menos su aguja; hay recipientes especiales para desechar las agujas; si no tienes de esos recipientes, utiliza una botella plástica vacía (de cloro, por ejemplo) para meter la aguja o la jeringa entera

  • para evitar accidentes (por ejemplo, entre las personas que recolectan la basura), cuando el recipiente esté lleno de agujas, sellálo con cinta y escribe con tinta permanente sobre la superficie del recipiente las palabras "Cuidado...contiene agujas"

La aguja para insulina (abajo) de antaño y la que se usa hoy en día con los dispositivos (arriba); "antaño" fue tan sólo hace 15 años.

Tips para reducir el dolor de la inyección:

  • Mete la aguja en la piel con rapidez, de una distancia mínima de 10 - 20 centímetros
  • No muevas la aguja ni alteres el ángulo de la aguja una vez que está dentro de tu piel
  • Al sacar la aguja, conserva el mismo ángulo por el que la metiste
  • No vuelvas a utilizar una aguja desechable
  • Asegúrate de que la insulina que vas a inyectar esté a temperatura ambiente (no fría)
  • Algunas personas inyectan la insulina a través de la tela de su ropa (pantalón, camisa, pantimedias, etc.).  Esta práctica aumenta la posibilidad de contaminación de la aguja con alguna bacteria que puede causar una reacción o infección local en el sitio de la inyección, a la vez que puede resultar en una diminución en la agudeza de la aguja así utilizada varias veces.  Si la tela a través de la cual se mete la aguja es gruesa (la mezclilla, por ejemplo), puede doblarse o romperse la aguja.   Si sale sangre del punto de la inyección, manchará la tela.  En algunas personas, inyectar la insulina a través de la tela puede reflejar una alteración psicológica para ver el cuerpo o ver la aguja entrar en el cuerpo, pero no hay evidencia que indique que es más que una preferencia personal, prácticamente innocua.
Tips generales:
  • Empleando una muñeca rellena de algodón u otro material absorbente o una naranja es una buena manera de aprender la técnica de inyección y la posición más cómoda de la jeringa en tus manos; poniendo parches sobre la muñeca en los sitios corporales en que se puede inyectar la insulina sin peligro es una buena manera de aprender a seleccionar el sitio para tu inyección
  • No vuelvas a usar la misma jeringa desechable más de una vez; esta recomendación no es absoluta porque se puede utilizar la jeringa más de una vez, pero toma en cuenta que la primera inyección será la más fluida y menos dolorosa, porque la aguja está cubierta de un lubricante que facilita su entrada en la piel y a través del tejido; con cada inyección posterior, se reduce la cantidad del lubricante (ordinariamente es silicón), ocasionando más dificultad de entrada en la piel con un aumento consecuente de dolor; adicionalmente, la agudez de la aguja de una jeringa desechable se reduce cada vez que se utiliza para inyectar la insulina, ocasionando un incremento en el dolor de la inyección
  • Nunca limpies la aguja (así quitarás el silicón que facilita la inyección cómoda)
  • No intentes remover la aguja de la jeringa porque puede caerse, moverse por el aire o lastimarte a tí o a otra persona
  • No tires las jeringas ni las agujas en la basura casera (sin haber tomado las precauciones previas mencionadas arriba) ni en un lugar público
  • Nunca toques la aguja de otra persona ni permitas que otra persona toque la tuya; una infección seria puede resultar de un piquete accidental
  • No intentes reponer la tapa-aguja o de otra forma romper o destruir una aguja que ha sido utilizada por otra persona; una infección seria puede resultar de un piquete accidental
  • Mantén alejado de los niños el recipiente en que guardas las jeringas/agujas nuevas y usadas
  • Nunca deposites las agujas en la taza del baño
  • En México, más de 467,000,000 jeringas, agujas y lancetas se utilizan cada año
  • Las jeringas no pueden ser recicladas


 

Referencias

BDDiabetes.com.  (2007).  Rotating your injection sites.  http://www.bd.com/us/diabetes/learning-center.   Revisada el 13 junio 2012.

Dra. Ayeza Bonilla

http://users.telerama.com/~moose/posts/howtoinject-claire.html (en inglés)

www.bddiabetes.co.uk (en inglés)

www.bddiabetes.com/us/yourinsulin/howto.jsp (en inglés)

www.childrenwithdiabetes.com/dteam/index_main.htm (en inglés)

www.diabetesuffolk.com/Managing%20Diabetes/How%20to%20inject%20insulin.asp (en inglés)

Pérez Pastén, E.  (1997).  Guía para el educador en diabetes.  Soluciones Gráficas, Capítulo IX, "Insulinas comerciales para uso clínico," páginas 49-63.


 
 


 
 
 

Página principal

La amilina como tratamiento adjunto en la diabetes mellitus, tipo 2 (DM2)

Regresar al inicio de esta página

 

i 2004
vi 2012